11 feb. 2009

“Vivir del viento” – Alberto Vázquez Figueroa (2003)

Vázquez Figueroa ha utilizado el formato de novela para escribir una denuncia muy directa a la corrupción que envuelve al negocio de los aerogeneradores que tan buena imagen tiene en la sociedad.
La novela es una historia inventada, con personajes imaginarios con personalidades y problemas distintos, pero lo importante del libro es el mensaje, que le deja a uno con una mosca enorme detrás de la oreja, de esas verdes, gordas y peludas, y te hace mirar a los gigantescos molinos de viento de una forma distinta.
Además del tema de la corrupción, en éste y otros ámbitos, trata el tema de la enfermedad terminal, el amor, la lucha por la justicia aunque signifique la ruina personal o lo que es lo mismo, la integridad humana, y otros temas profundos que el autor de “Tuareg” sabe tocar con maestría. No desperdicia ni una oportunidad para exponer su idea sobre los temas más variados, sobretodo en boca de Bruno Barreto, que es sin duda el personaje más atractivo del libro, aunque sea secundario.No es una novela apasionante ni especialmente adictiva, pero sí muy interesante y agradable y fácil de leer.
Me ha gustado.
Ahí van un par de fragmentos que he extraído. Que cada uno juzgue.

“El cáncer nace, aún nadie sabe exactamente por qué razón, dentro del propio cuerpo, por muy perfecto que éste sea, se desarrolla sin control ni explicación posible, y unas cuantas estúpidas y enloquecidas celúlas destruyen por completo en pocos meses la maravilla que otros millones de inteligentes y perfectas células tardaron más de treinta años en construir.
¿Por qué la naturaleza, que se supone que es tan sabia, permite que semejante aberración tenga lugar?”

“La corrupción empapa de tal modo el tejido social en que nos desenvolvemos, que ha acabado por aceptarse con total naturalidad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario