20 dic. 2010

“La Paja en el Ojo de Dios” – Larry Niven y Jerry Pournelle (1974)


Estupenda ciencia-ficción, esta vez sí, de naves espaciales, rayos láser y alienígenas. Pero no es una novelucha de peleíllas interestelares entre distintas especies cuyo objetivo es dominar el mundo. La buena ciencia-ficción, además de contar grandísimas historias, no desaprovecha nunca la ocasión de enviar un mensaje rebosante de contenido a la mente del lector.

A veces escoges un libro, lo lees, y lo vuelves a colocar en la estantería. Has pasado un buen número de agradables horas con él, leerlo ha sido entretenido, la historia de alguna manera te ha conseguido atrapar. Te ha gustado. Pero por alguna razón, cuando pasa un tiempo, lo ves allí en su sitio y no te dice nada, te cuesta recordar hasta de qué iba; y después de otro intervalo de tiempo más largo no recuerdas ni siquiera si lo has leído. Sin embargo hay libros que una vez leídos pasan a formar parte de tu historia. Posiblemente después de unos años te cueste recordar datos concretos, pero las imágenes, los ambientes y las sensaciones que te fuiste creando mientras lo leías quedan para siempre. “La Paja en el Ojo de Dios” es uno de esos libros.

No voy a decir que no tenga pegas. Al principio de la historia el autor (o los autores) se ensarzan en una serie de explicaciones científicas que descolocan bastante. Si las intentas entender perfectamente estás perdido. El ambiente está muy militarizado, hay demasiada jerarquía y mucho ¡Señor, sí, señor! Y hay otra parte del libro que se centra en politiqueos protocolarios que aburren muchísimo. Pero nada de eso es importante para la historia, son fragmentos que se pueden leer por encima que no te perderás nada.

Lo importante es la narración del primer contacto de la Humanidad con una especie alienígena inteligente. No se trata de la típica historia de extraterrestres infinitamente superiores a nosotros en todos los aspectos que nos llevan observando y estudiando desde hace milenios, ni de seres descerebrados y asesinos ansiosos de matar y conquistar el Universo. Los pajeños (la Paja es su planeta), igual que los humanos, tienen virtudes y defectos, en ciertos aspectos son mucho mejores que los humanos y en otros mucho peores. Se trata del primer contacto con una especie alienígena en los dos sentidos, y tanto unos como otros tienen sus miedos, sus reservas, sus ilusiones, sus contradicciones...

Los pajeños no son ese ente único que aparece en muchas historias de ciencia-ficción, no van todos a una ni están dominados por una inteligencia central. Son seres individuales con disparidad de criterios y caracteres, y muy jerarquizados, más o menos como la sociedad de “Un mundo feliz”, pero sin una cabeza visible que gobierna todo, de hecho no tienen gobierno y... me voy a callar por si te dan ganas de leerlo.

“La Paja en el Ojo de Dios” no es una cuento épico de batallas interminables, hay acción, pero no la suficiente como para que sea el centro de atención. La clave de la historia es que dos civilizaciones inteligentes muy diferentes han tomado contacto, pero... ¿y ahora qué? Esa y otras preguntas se las plantean las dos partes. ¿Cómo gestionaremos este nuevo e inconmensurable lío que se nos ha planteado? Parecen buena gente pero, ¿son realmente de fiar? Los beneficios pueden ser enormes pero ¿a qué precio? A pocos años vista parece un buen negocio pero ¿y cuando pasen 50 años, o un siglo, o diez siglos? Si ya nos cuesta entendernos entre los de una misma especie ¿podremos convivir por siempre con otra tan diferente? No hay nada que una más a dos seres que no empatizan que tener un enemigo común.

Esta es una novela alucinante, de las que te hacen pensar y sentir, de las que ayudan a comprender y valorar algunas de las cosas buenas y malas que tenemos los humanos.

Los pajeños, con todo lo feos que son, ya forman parte de mi historia, estoy seguro de que no los olvidaré jamás, cada vez que vea ese libro en la estantería me evocará recuerdos, y cuando pasen unos años me los seguirá evocando.

9 dic. 2010

“La Paja en el ojo de Dios” – Jerry Pournelle y Larry Niven (1974) Adelanto.


Estoy leyendo un libro de ciencia-ficción alucinante. Éste sí es de naves espaciales y alienígenas. De momento voy por la mitad, pero no puedo evitar hacer un adelanto que me ha llamado especialmente la atención. He leído bastantes novelas de extraterrestres, pero en ninguna hay una descripción de uno de ellos como ésta. Es para flipar:


La criatura estaba extendida sobre una mesa de laboratorio. La escala que había al lado indicaba que era pequeño, un metro veinticuatro desde la parte superior de la cabeza a lo que Rod al principio creyó zapatos, concluyendo luego que eran pies. No había dedos en ellos, sino una banda de lo que podría haber sido cuerno en el borde delantero.

El resto era un confusa pesadilla. Dos brazos derechos muy delgados que terminaban en manos delicadas, cuatro dedos y dos pulgares opuestos en cada una. Del lado izquierdo un brazo inmenso y único, prácticamente un garrote de carne, bastante mayor que los dos brazos derechos juntos. La mano de aquel lado tenía tres gruesos dedos cerrados en una tenaza.

¿Defecto?, ¿mutación?. La criatura era simétrica a partir de lo que parecía su cintura; de la cintura hacia arriba era... distinto.

El torso era grande y macizo. La musculatura, más compleja que la de los hombres. Rod no era capaz de discernir la estructura ósea.

Los brazos..., en fin, producían una sensación muy extraña. Los codos de los brazos derechos ajustaban demasiado bien, como copas de plástico. La evolución había hecho aquello. No era una criatura lisiada.

Lo peor era su cabeza.

Carecía de cuello y los grandes músculos del hombro izquierdo ascendían suavemente hasta la cúspide de la cabeza del alienígena. Esa parte del cráneo se inclinaba hacia el hombro y era mucho mayor que la derecha. No había oreja izquierda ni espacio para ella. Una gran oreja membranosa de duende decoraba en cambio el lado derecho, sobre un hombro flaco que podría haber pasado por humano si no hubiese habido un hombro similar más abajo y ligeramente por detrás del primero.

En cuanto a la cara, nunca había visto nada igual. Por otra parte, no cabía hablar propiamente de una cara. Dos oblicuos ojos simétricos, desorbitados por la muerte, muy humanos, con cierto aire oriental. Boca inexpresiva; los labios levemente separados mostrando puntas de dientes.

Alucinante ¿no? Pues el ser en cuestión estaba muerto, los vivos tienen mucho más que ofrecer. Un enorme derroche de imaginación.

¿Qué son los Premios Gómez?

¿No estáis hartos de que los medios de comunicación nos bombardeen con innumerables listas de los mejores músicos del año, de la década, del siglo o de la Historia?
Que si las 100 mejores canciones de rock, que si las de pop, que si disco del año, que si el disco más influyente, que si Grammys, que si leches en vinagre…
¿Y no os pasa que la mayoría de las veces no coincidís en absoluto con la resolución del jurado en cuestión?
Yo me he encontrado con listas de guitarristas de rock que no mencionan a Joe Satriani…por poner un ejemplo.
Y con listas de canciones, de discos o de grupos rellenas de estupideces que olvidan por completo a artistas fundamentales.
¿No estáis hartos de que los premios se los lleven siempre los mismos?
Si la respuesta es “Sí” no dudéis en crearos vuestros propios premios. Eso es lo que he hecho yo. Desde 2005 creo mi propia lista anual de premiados y nominados, y los galardonados son lo mejor que ha llegado a mis oídos durante ese año, independientemente de si se ha publicado o no ese año, evidentemente con un margen de antigüedad, que este año deja fuera de concurso todo lo anterior a 2003.
Parece una tontería ¿verdad?
Pues lo es.
Pero yo me lo paso bomba.
Básicamente porque tiene muchas ventajas. Puedes crear o eliminar categorías a tu antojo, tú eres el único jurado, lo que te permite galardonar a quien te da la gana, aunque sólo sea porque te cae simpático (en lo que intento caer lo menos posible); y nadie te lo puede discutir, opinar sí, pero no discutir, sobre gustos…
La única pega es que nadie viene a recogerlos, pero oye, todo eso que te ahorras. Imagínate el gasto. La gala, las estatuillas, los figurantes, el menda que levanta el cartel que pone “aplausos” o “risas”…

Imaginaréis que tengo mucho tiempo libre. Bueno, pues algo sí, más del que he podido disponer nunca desde que me gano las habichuelas, pero tampoco tanto, no te creas.

Bases de los Premios Gómez.

-Entran a concurso las bandas que haya visto en concierto ese año.
-Y las que haya escuchado un disco suyo por primera vez, habiéndose editado éste en un margen de tiempo de unos pocos años anteriores al actual.
-El margen es cada vez más pequeño.
-No entran a concurso directos ni recopilaciones, sólo los discos de nuevo material de la banda.
-No entra a concurso un disco anterior al último escuchado en un año anterior, aunque haya sido publicado dentro del margen.
-Pueden entrar a concurso varios discos de una misma banda, si todos los he escuchado por primera vez ese año y todos entran dentro del margen.
-Dos o más artistas pueden compartir un premio.
-Los premiados son los que más me han hecho disfrutar, no tienen por qué ser necesariamente los mejores musicalmente hablando. Un disco, un cantante, un músico o un concierto de menos calidad puede ser más agradable o divertido de escuchar que otro de más.
-Son finalistas sólo los que merecen ser premiados. Una categoría puede no llenar el cupo.

Descripción de los premios.


Artista. 5 finalistas.
Se tiene en cuenta todo. Hasta ahora el premio a mejor Artista corresponde al de mejor Disco, pero no tiene por qué ser siempre así.

Disco. 7 finalistas.

Canción. 10 finalistas.
Las versiones pierden puntos por el hecho de no ser originales, pero entran a concurso. De hecho, Apocalyptica ganó el premio con una versión de David Bowie, pero muy diferente y en otro idioma.
Las canciones muy largas pierden puntos por ser difícil considerarlas como canción, por eso estoy estudiando añadir una nueva categoría para ellas.

Voz ellas. 4 finalistas.

Voz ellos. 4 finalistas.

Tecla. 4 finalistas.
Piano y teclados de todo tipo (órgano, sintetizador, Hammond, clavicordio), acordeón, y todo lo que se toque con teclas.

Cuerda melódica. 4 finalistas.
Guitarra (eléctrica, acústica, clásica), violín y viola, banjo, laúd...

Cuerda rítmica. 4 finalistas.
Bajo, contrabajo, violonchelo, stick.

Viento. 4 finalistas.
Saxo, trombón, clarinete, flauta, armónica..., sección de metales.

Percusión. 4 finalistas.
Batería, congas, caja flamenca, vibráfono, conjuntos de percusión...

Las 4 siguientes categorías están bastante claras pero son difíciles de definir, por eso pongo unos ejemplos.

Aspecto expresivo. 4 finalistas.
Todo lo relacionado con la expresividad, por ejemplo:
-Elegancia, clase o finura.
-Positivismo.
-Agresividad, suavidad, dulzura, pasión.
-Profundidad, intensidad.
-Marcha.
La marcha está en expresivo porque es más bien una actitud que una técnica, a diferencia del ritmo, que es un aspecto puramente musical.

Aspecto técnico. 4 finalistas.
Todo lo relacionado con la producción, la grabación, la estructura o formato del disco.
-Producción, elaboración, arreglos.
-Ambiente.
-Estructura del disco.
-Variedad entre canciones, nexos entre ellas.

Aspecto musical. 4 finalistas.
Todo lo relacionado con la composición y la ejecución de la música
-Estructuras de canciones, enlaces.
-Coordinación entre los músicos.
-Ejecución, interpretación.
-Ritmo.
-Coros.
-Uso de compases.
-Armonías, melodías.
-Composición.

Sonido. 4 finalistas.
Se premia al sonido que más me guste, sea por calidad técnica, belleza, complejidad, sencillez, sofisticación, potencia o poderío, suavidad, nitidez, etc...

Concierto. Número indefinido de finalistas.
Ojalá hubiese muchísimos cada año. son finalistas sólo los que merecen ser premiados.

Grupo español. 4 finalistas.

Historia de los Premios Gómez.

2005 y 2006


Disco
Canción
Voz ellas
Voz ellos
Sonido
Artista
Concierto
Grupo español


El hecho de escuchar música no técnica hizo que no me diese por poner categorías instrumentales, así, Sonido, englobaba todo lo que no podía ser premiado en alguna de las otras categorías.
Artista aparecía como un galardón de poca importancia.


2007
 

Artista
Disco
Canción
Voz ellas
Voz ellos
Tecla
Cuerda melódica
Cuerda rítmica
Viento
Percusión
Aspecto técnico
Aspecto expresivo
Concierto
Grupo español


Artista ya aparece en primer lugar.
La categoría Sonido se divide en siete, las instrumentales (Tecla, Cuerda Melódica, Cuerda Rítmica, Viento y Percusión); y los aspectos Técnico y Expresivo, éstos con los estúpidos nombres de Hardsound y Softsound.
Hay una mención sin premio para el mejor de las cinco categorías de instrumentistas.
El número de finalistas se limita a 5 en Artista, 7 en Disco, 14 en Canción y 4 en el resto, excepto Concierto, que puede ser un número indefinido.


2008
Se limita a una por artista las opciones a cada categoría.


2009
Se limita a 10 el número de finalistas en Canción.
De Aspecto Técnico de desgaja el nuevo premio Sonido.
 

Artista
Disco
Canción
Voz ellas
Voz ellos
Tecla
Cuerda melódica
Cuerda rítmica
Viento
Percusión
Aspecto expresivo
Aspecto técnico
Sonido
Concierto
Grupo español



Edición especial 2005 - 2009
En Artista hay 7 finalistas y en Canción 14, el resto igual. Esto es sólo para las ediciones especiales de premios. En la de 2010 – 2014 seguramente cambiará algo.


2010
Aspecto técnico se vuelve a desgajar en la nueva categoría Aspecto musical.
 

Artista
Disco
Canción
Voz ellas
Voz ellos
Tecla
Cuerda melódica
Cuerda rítmica
Viento
Percusión
Aspecto expresivo
Aspecto técnico
Aspecto musical
Sonido
Concierto
Grupo español



Para el año próximo la categoría Canción se podría dividir en dos, una para las canciones de duración normal y otra para las largas. Me lo estoy pensando.

Premios Gómez 2010. Mejor artista.

Fromuz
Motherjane
Scorpions
Joe Satriani
Transatlantic

Igual que Karmakanic en 2009, Fromuz han sido los mejores con mucha diferencia en 2010. Un disco memorable y unos músicos extraordinarios les han hecho estar presentes en todas las categorías posibles.

Entre los otros cuatro músicos o bandas y los demás del año también ha habido una gran diferencia, este premio no me ha costado nada definirlo.

El descubrimiento del año, los indios Motherjane, el alegrón del año, Scorpions, el incombustible y omnipresente Satriani, y Transatlantic, pero éstos no por su disco, que está bien pero no tanto, si no por el concierto al que tuve la suerte de asistir, uno de los mejores que he visto nunca.

Premios Gómez 2010. Mejor disco.

Fromuz, con “Seventh story” (2010)
Motherjane, con “Maktub” (2008)
Scorpions, con “Sting in the tail” (2010)
Joe Satriani, con “Black swans and wormhole wizards”(2010)
Stereophonics, con “Keep calm and carry on” (2009)
Tom Petty and The Heartbreakers, con “Mojo” (2010)
UnSun, con “The end of life” (2008)

“Seventh story” es una de las mejores obras que se han podido plasmar en un CD a lo largo de toda la historia de la música. Muy complejo (aunque menos que el anterior disco de la banda), con canciones muy largas, una profundidad y una intensidad increíbles, cientos de momentos de brillantez extrema, músicos excepcionales, mezcla de estilos (rock, metal, jazz, folk), una música hipnotizante que te atrapa hasta lo más hondo, que te obliga a prestar la máxima atención para disfrutarla, muy difícil de seguir, y con tal cantidad de detalles y pequeños matices que después de escucharlo cientos de veces todavía descubro cosas nuevas con cada escucha. El mejor disco del año sin discusión alguna.

En segundo lugar he puesto a Motherjane. Cuando los descubrí pensé que era una banda más de la escuela de Dream Theater, pero con un sonido más ligero y discreto, y colgué una entrada no demasiado apasionada. Pero cuando tienes la necesidad de escuchar un disco y no sabes por qué es que algo hay. Escuchar “Maktub” cuando te conoces las canciones es de lo más divertido que pueda haber, y prestando atención a los patrones rítmicos y la sutileza y elegancia con que los interpretan te das cuenta de la calidad de la banda. Ésta es la música que más me atrae, la que al principio no llama demasiado la atención pero poco a poco va captando tu interés.

A continuación aparecen los increíbles discos de 2010 de Scorpions y Joe Satriani. Las primeras cuatro plazas estaban clarísimas, estos cuatro discos han sido los mejores del años con mucha diferencia, pero las tres siguientes no tanto. Está UnSun pero por los pelos. Su música es muy impactante al principio pero su escucha poco a poco va perdiendo interés, es una música llana y sencilla que ofrece todo lo que tiene a la primera, justo al contrario que Fromuz, Motherjane o Satriani. También podrían haber entrado en la lista todos estos:

Kaipa, con “In the wake of evolution”
Eloy, con “Visionary”
Danko Jones, con “Below the belt”
Cycle, con “Sleepwalkers”
L’Herba d’Hamelí, con “Inversa visual”
Hidria Spacefolk, con “Balansia”
Mitch Laddie, con “This time around”
Skunk Anansie, con “Wonderlustre”
Transatlantic, con “The Whirlwind”

Y unos cuantos más. No, si cuando digo que este año ha sido excelente musicalmente hablando no es porque sí.

Premios Gómez 2010. Mejor canción.

UnSun, con “Face the truth”
Fromuz, con “Desert circle”
Motherjane, con “Karmic sterps”
Joe Satriani, con “Dream song”
Hawkwind, con “Green machine”
Cycle, con “Beat me, bust me”
Kaipa, con “In the wake of evolution”
Tom Petty and The H., con “Running man’s bible”
Unitopia, con “Tesla”
Skunk Anansie, con “It doesn’t matter”

Decidido, el año que viene esta categoría se divide en dos, Mejor Canción y Mejor Suite. La primera será para los temas cortos y la segunda para los largos. El punto límite estará entre 8 ó 10 minutos, eso ya lo decidiré sobre la marcha.

Hago esto porque no se puede comparar (por ejemplo) “Face the truth”, que dura cinco minutillos, con “Desert circle”, que dura 16. “Face the truth” ha sido una de las pocas canciones que he tenido necesidad de escuchar hasta 5 ó 6 veces seguidas, si hago eso con “Desert circle” se me va el día. Lo mismo digo de “In the wake of evolution” o “Tesla”, grandes obras que requieren un gran esfuerzo para crearlas y componerlas, con varias partes bien diferencias y estructuras muy complejas, que cuesta definirlas como “canciones”. Y eso sin olvidar “The Whirlwind”, de Transatlantic, que está dividida en 12 cortes por comodidad pero no deja de ser una sola canción, eso sí, de 77 minutos. ¿Cómo voy a poner The Whirlwind en esta lista? A partir de ahora ya tiene sitio. Canción y Suite son dos conceptos diferentes que no pueden compartir categoría.

Premios Gómez 2010. Mejor voz femenina.

UnSun, con Anna Stefanowicz
The Birthday Massacre, con Chibi
Skunk Anansie, con Skin
Interpose+, con Sayuri Aruga

Técnicamente hablando Anna Stefanowicz está bastante lejos de las otras tres, pero le he dado el premio por lo que he disfrutado escuchándola. Su calidez y apasionamiento suplen de sobras sus pequeñas carencias técnicas. Tiene mucho camino por recorrer y seguro que mejorará con cada disco.

Se han quedado sin nominación pero por los pelos La China Patino de Cycle, Arlette Jequier y Regina Crisosto de Mediabanda y Aleena Gibson de Kaipa.

Premios Gómez 2010. Mejor voz masculina.

Stereophonics, con Kelly Jones
Scorpions, con Klaus Meine
Transatlantic, con Neal Morse
Mitch Laddie

Klaus Meine podría haber ganado fácilmente este premio, pero se lo he dado a Kelly Jones porque Meine, al fin y al cabo, sigue cantando como siempre, muy bien y con una voz extraordinaria, eso sí, pero como siempre, y Kelly Jones ha mejorado muchísimo y se implica más.

Aparece Neal Morse por lo bien que se desenvuelve en directo, me dejó tieso ver como no se le iba la voz ni lo más mínimo y cantaba sin esfuerzo al mismo tiempo que tocaba los teclados. Todo un maestro sobre las tablas.

Joakim Berg, de los suecos Kent, y Danko Jones se han quedado sin nominación por culpa del sentimiento de Mitch Laddie.

Premios Gómez 2010. Mejor tecla.

Fromuz, con Igor Elizov, piano y teclados
Transatlantic, con Neal Morse
Interpose+, con Watanabe Nobuo
Kinetic Element, con Mike Visaggio

Igor Elizov no es ni mucho menos el protagonista principal de la música de Fromuz, pero en las ocasiones en que destaca sobre los demás instrumentos se muestra siempre impecable, sobretodo en “Taken”, donde demuestra una sensibilidad ilimitada. Los momentos más dulces y encantadores del mejor disco del año están protagonizados por este genial teclista.

Mike Visaggio tenía todo para ganar el premio, al ser su instrumento el que lleva en volandas la música de la banda, pero escuchándolo atentamente se aprecian ciertas imperfecciones que han hecho que me decante por la perfección de Igor Elizov.

Premios Gómez 2010. Mejor cuerda melódica.

Joe Satriani
Fromuz, con Vitaly Popeloff
Mitch Laddie
Kaipa, con Per Nilsson

Me ha sabido mal dejar sin premio a Vitaly Popeloff. Es el mejor instrumentista del mejor conjunto y protagonista principal de su música, de hecho estuve a punto de que compartiese premio con Satriani, pero Satriani es Satriani, es insuperable, no hay discusión. Popeloff es un virtuoso y me ha encandilado durante todo el año, y lo seguirá haciendo mucho tiempo, pero Joe Satriani es mucho más que eso, y además en el nuevo disco está excelente, pero eso no es noticia.

Mitch Laddie en otro año podría haber ganado el premio, pero tenía enfrente a dos monstruos insuperables, y Per Nilsson fue el que se acabó llevando el gato al agua entre Roine Stolt (Transatlantic), Mike Campbell (Tom Petty), Katsu Ohta (Ark Storm), Robin Ognedal (Aspera) y Kenji Tanaka (Interpose+).

Premios Gómez 2010. Mejor cuerda rítmica.

Kaipa, con Jonas Reingold
Fromuz, con Sur’at Kasimov
L’Herba d’Hamelí, con Dani Fabré
The (Int.) Noise Conspiracy, Inge Johansson

Jonas Reingold se lleva el premio por segundo año consecutivo. Aunque su trabajo con Kaipa no es de la calidad del de Karmakanic su maestría es poco más que insuperable.

Sur’at Kasimov es otro de los genios de Fromuz. Cuando se queda solo es extraordinario. Hay un solo de guitarra en el disco en plan jazz en el que quien se luce son el bajo y la batería, realmente increíble.

Dani Fabré no se ensarza en peripecias virtuosas deslumbrantes que pueden resultar agobiantes, su estilo es aportar melodía y ritmos ingeniosos que llenan la música y le aportan brillantez. Diría que su estilo es semejante al de Jonas Reingold, su calidad va destinada a la canción, no a lucirse personalmente, a otro nivel que Reingold, claro está, pero a Dani Fabré le queda mucho más camino por recorrer. Es toda una experiencia escuchar “Inversa visual” fijándose en la base rítmica que, a mi modo de ver, es lo mejor de esta excelente y casi desconocida (de momento) banda barcelonesa.

Es una lástima que el bajo de Inge Johansson destaque tan poco en el sonido de su banda en cuanto a volumen, porque si se oyese más la música de The International Noise sería totalmente distinta. Recomiendo subir los graves para poder escucharlo bien. Tal es el protagonismo del batería en esta banda que no me había percatado de su presencia hasta última hora, fue cuando decidí que merecía estar en esta lista en lugar de Dani (KBB) de Interpose+.

Premios Gómez 2010. Mejor instrumento de viento.

Unitopia, con Peter Raidel, saxo
Kaipa, con Fredrik Lindqvist, flauta
Mediabanda, con su sección de metales

No hay demasiado nivel este año en esta categoría, ni siquiera se ha llenado el cupo. Es más que nada porque este año no he escuchado mucho jazz. La incorporación de un saxo en la banda australiana Unitopia les ha dado un toque de elegancia muy interesante, y sin intervenir continuamente Peter Raidel merece este premio por la belleza de sus melodías y el sonido de su instrumento.

Premios Gómez 2010. Mejor percusión.

The (Int.) Noise Conspiracy, con Ludwig Dahlberg
L’Herba d’Hamelí, con Guillem Roma
Kaipa, con Morgan Ǻgren
Fromuz, con Ali Izmailov

Este premio es siempre el que más me cuesta definir. No soy amigo de virtuosismos en este instrumento, por eso Mike Portnoy se ha quedado fuera, tanto por su trabajo con Dream Theater como con Transatlantic. Escuchar con atención la batería de Portnoy me acaba abrumando, demasiados redobles interminables.

Por eso músicos como Ludwig Dahlberg y Guillem Roma están los primeros en esta lista. El primero por ser el protagonista principal en la música de The Int. Noise, que hace que todo gire a su alrededor; y el segundo por, a pesar de su calidad, saber dedicarse a crear música desde su instrumento, aportando variedad en cada momento y el ritmo adecuado a cada parte, lo que sin ingenio y creatividad es imposible. Y todo ello sin necesidad de destacar por encima de los demás. Guillem es un percusionista de banda, aunque habría que verlo marcándose un solo. Salutacions, colega.

Algo parecido podría decir de Morgan Agren y Ali Izmailov (Fromuz, siempre Fromuz).

Premios Gómez 2010. Aspecto expresivo.

Fromuz, por la intensidad y profundidad de su música
Motherjane, por la elegancia de su música
Scorpions, por su combinación de sensibilidad y potencia
Danko Jones, por su marcha

Otra vez Fromuz. La intensidad de su música tanto en momentos lentos como rápidos no tiene rival. Motherjane han estado cerca, aunque haya sido con la intangibilidad de eso que llamo “elegancia musical”, que no sé muy bien expresar qué es, pero que después del ritmo es la cualidad más importante de esta banda india.

Lo de Scorpions y Danko Jones no requieren explicación.

Se han quedado fuera de la lista Cycle por su marcha y Skunk Anansie por lo apasionado de su música.

Premios Gómez 2010. Aspecto técnico.

Fromuz, por su ambiente y elaboración
Hawkwind, por su ambiente
Hidria Spacefolk, por su ambiente
Transatlantic, por saber hacer un disco de una sola canción sin perder el hilo ni aburrir

Y otra vez Fromuz. A última hora Hawkwind eran los virtuales ganadores por el ambiente espacial de su nuevo disco, pero los arreglos ambientales y la compleja elaboración de “Seventh story” que te sorprenden a cada nueva escucha pusieron a Fromuz por delante.

Es que este disco de Fromuz es algo increíble, recomiendo escucharlo con cascos, apretándolos ligeramente contra los oídos con ayuda de las manos, lo justo para que no pueda pasar ningún otro sonido. A oscuras, pero no tumbado en el sofá, que la mente tiende a diluirse, mejor de pie para poder seguir los complicados ritmos con todo el cuerpo y con un espacio de unos pocos metros para poder recorrerlos de forma automática sin chocarse con nada. El volumen ha de estar alto pero no demasiado, lo suficiente para poder escuchar el fondo con claridad y apreciar los detalles. La extraordinaria calidad de este disco merece ese esfuerzo.

Premios Gómez 2010. Aspecto musical.

Motherjane, por su composición y ritmo
Fromuz, por su composición, ejecución y coordinación
Kaipa, por su composición y ejecución, y por lo desenvuelto de su música pese a su complejidad
Interpose+, por su composición

Este premio también podría haber sido para Fromuz cuyo disco es fascinante de escuchar por muchas razones, pero “Maktub” de Motherjane tiene su mejor cualidad en los divertidísimos patrones rítmicos, que a pesar de ser casi siempre de compases compuestos, una vez asimilados son muy entretenidos de seguir y relativamente fáciles. Incluso cuando tocan en el sencillo 4x4 los tiempos fuertes están en sitios muy variados y cada parte de cada canción es diferente de las demás. Por no hablar de los cambios de ritmo y la sincronización de los instrumentos. Todo ello en un entorno alejado de virtuosismos aparatosos y de sonidos ultrapotentes o sofisticados. Un diez para Motherjane.

Premios Gómez 2010. Sonido.

Cycle
Joe Satriani
Scorpions
Fromuz

La combinación de instrumentos orgánicos y electrónicos en Cycle es una pasada. Es el grupo español con el sonido más internacional. Potentes guitarras muy sintetizadas, aunque menos que en su anterior disco (eso es precisamente lo que les ha dado el premio) con una base rítmica y un fondo electrónicos.

Joe Satriani se ha esmerado en este aspecto en su nuevo disco. El sonido es mucho más complejo que en el anterior, mucho más elaborado. A ello contribuye la incorporación de un teclado y unos arreglos de base muy trabajados.

El sonido del nuevo disco de Scorpions es el mejor y más logrado de toda su carrera. Han sido fieles al estilo que les dio el éxito, potencia y suavidad al mismo tiempo, pero en este disco mucho más logrado que en cualquier otro.

Fromuz. Fromuz. Fromuz. Precioso sonido, sobretodo el de la guitarra. Y el del piano y los teclados. Y el de los arreglos. Y el de conjunto. Y... pues eso.

Premios Gómez 2010. Concierto.

Transatlantic
Barcelona Bluegrass Band

Pocos conciertos este año, y mi asistencia a los dos fue casi de rebote. Pocos pero si uno de ellos es de la calidad del de Transatlantic compensa del todo. Se puede leer la crónica en Generación.net.

Cada vez me cuesta más desplazarme cientos de kilómetros para ver un concierto.

Premios Gómez 2010. Grupo español.

L’Herba d’Hamelí
Cycle
Barcelona Bluegrass Band

Cycle deberían haber ganado este premio. Pero ha aparecido este estupendo grupo barcelonés que conocí a través de un peruano (Melómano).
“Inversa visual” de L’Herba d’Hamelí es uno de esos discos que no llaman la atención demasiado al principio pero que a medida que lo vas conociendo cada vez gusta más. Un sonido sencillo que deja escuchar bien todos los instrumentos y unas composiciones largas e impecables con continuos cambios de ritmo y de compás y con estructuras complejas y muchas partes instrumentales hacen que cueste un poco de asimilar de primeras, pero, como ya he dicho, cada vez que lo escuchas te va gustando más.

Un diez para esta banda barcelonesa que tanto me ha sorprendido descubrir este año. Espero impaciente su nuevo trabajo. ¿Com ho porteu, Guillem?

Premios Gómez, lo mejor de 2005 a 2009.

Lo que empezó como un juego allá por 2005, después de un largo y estupendo lustro musicalmente hablando, sigue siendo un juego. Y como tal hay que extraerle las máximas posibilidades. Por eso encontré divertido hacer una edición de premios de lo mejor de estos cinco años. Como ya escribí alguna vez en el blog, ni en mis sueños más surrealistas se presentó nunca un panorama musical como el actual. Sigo sin poder creérmelo, pero mientras, a disfrutar, que son cuatro días y algunos ya llevamos vividos dos.

La Mocosa Flacucha como mejor artista. Parece una estupidez, y posiblemente lo sea, pero como también he dicho alguna vez, éstos son mis premios, y se los doy honestamente a quien creo que se los debo dar, y con la Mocosa he pasado muy buenos momentos estos últimos años.

Los premios de Mejor Artista y Mejor Disco resumen bastante bien lo que ha sido esta temporada. Tengo que romper una lanza en favor de Porcupine Tree, que aunque nunca hayan ganado ningún premio, su disco “Deadwing” ha sido uno de los que más he escuchado y disfrutado este año.

Premios Gómez 2009. Comentario.

El año de Karmakanic y el rock progresivo. Yo siempre había sido fan de Yes, pero el rock progresivo como estilo nunca me había llamado la atención tanto como hasta ahora. El descubrir tantísimos grupos de progresivo del momento actual y del pasado fue para mí una estupenda experiencia, que sigo alimentando día a día. El rock progresivo reúne todos los componentes que necesito para disfrutar de la música al cien por cien, melodía, técnica, ritmo y alma; y el disco de Karmakanic reúne esos aspectos de una forma maravillosa. Es difícil compararlo con otra música que me ha marcado a lo largo de mi vida, por eso no voy a decir que es el disco que más he disfrutado escuchando, pero sí que es una de las mejores obras que han pasado por mis oídos en los ya muchos años que llevo escuchando música. Karmakanic arrasaron en 2009, nunca un grupo había ganado tantos premios de una tacada, y es que considero “Who’s the boss in the factory” un disco perfecto en todos sus aspectos.

No deja de ser curioso que conociese a Karmakanic a través de Radio 3, pero dado que mis gustos (o apetencias) musicales cambiaron mucho en 2009 Radio 3 dejó de interesarme, y centré mi atención en blogs como el de Melómano, que me ofrecían justo lo que necesitaba. Éste fue otro de los descubrimientos interesantes, la bloggosfera rockera, que de momento sólo utilizaba como fuente musical y no como medio para comunicarme con otros locos por la música como yo.

Este año también hay bastante jazz, pero mi interés por el rock progresivo lo dejó en un segundo plano. Al final del año establecí una línea de comunicación con mi cuñao Jesús, y nos intercambiamos información sobre bastantes bandas de metal progresivo.

En 2009 asistí al concierto de Spyro Gyra en Vilafranca del Penedés, y descubrí a la extraordinaria teclista Hiromi Uehara y al grupo polaco Indukti.

Premios Gómez 2008. Comentario.

En 2008 nació este blog. A partir de ese momento escuchar música toma otra dimensión. El hecho de poder comentar un disco y publicar lo escrito en un medio a disposición de todo el mundo hace que mientras va sonando el disco me vaya pensando lo que voy a decir sobre él, lo que propicia una escucha aún más atenta, si cabe, elevando el acto de escuchar música a otro nivel muy superior.

Radio 3 seguía siendo una de mis fuentes principales, pero entran en escena Rock Circus, una revista online estupenda, Tomajazz y Zona de Jazz.

Ese año escuché mucho jazz, y fui definiendo el tipo de jazz que me gusta, que queda muy bien descrito con Spyro Gyra, jazz con alma, ritmo y melodía. Por mucho que me guste la música técnica no puedo renunciar al ritmo y la melodía. Mi reencuentro con el metal también tomaba forma.

Pero lo más sorprendente de ese año fue Laleh, una moza sueca de origen iraní cuya música es de un estilo que no tiene nada que ver con lo que suelo escuchar, ni éste ni ningún año de mi vida, pero que canta con tal pasión y su música es tan original que me encandiló por completo.

Premios Gómez 2007. Comentario.

Si me hubiese parado a escuchar “Deadwing” de Porcupine Tree más atentamente (lo que no hice hasta el año siguiente) la lista de este año sería totalmente diferente. Probablemente hubiesen ganado 4 ó 5 premios, entre ellos los más gordos, pero mi frikipasión por la Mocosa Flacucha era muy fuerte entonces.

En 2007 descubrí el jazz y asistí a mi primer concierto de este estilo, el de Michel Camilo, una verdadera pasada.

También tuve ocasión de crear mis propias canciones con ayuda del PC, un teclado midi, el Reason y el Cakewalk. Ese año me lo pasé bomba componiendo y aprendiendo a tocar, pero claro, demasiado esfuerzo para un perezoso declarado como yo. Duró lo que duró.

Radio 3 seguía siendo una de mis fuentes principales, pero el programa rockero de Carlos Pina fue el que más escuché, seguido de la siempre presente Virginia Díaz, con la que descubrí a Silje Nergaard y Michel Camilo. Todavía me seguía nutriendo de Myspace, buscando bandas por extraños países como Japón y Nueva Zelanda, pero con mucha menos incidencia.

Mi vida ya estaba más o menos estabilizada, dentro de lo que se puede intuir como “estalibidad”, por eso me entró la inquietud de conocer el jazz. Mis oídos ya estaban preparados para escuchar música técnica, de ahí lo del jazz, Porcupine Tree, Dream Theater o Kaipa.

Premios Gómez 2006. Comentario.

Radio 3 seguía siendo mi fuente principal, pero cambié Siglo 21 por El Bulevar, de Jose María Rey. Músicaes3 de Virginia Díaz seguía ahí. Además, descubrí Myspace y me dediqué a buscar bandas por países, así pude conocer interesantísimas bandas nórdicas y de otros países aparte de USA, Inglaterra y España.

Mi música de 2006 seguía siendo sencilla y de fácil escucha, pero ya empezaba a aparecer algún sonido metalero y rock de estilo más clásico.

Probablemente no tocaría ninguno de los premios, a Infadels sigo escuchándolos con muchas ganas, y más después de verlos en concierto dos años más tarde, pero si las categorías fuesen las de hoy en la lista aparecería seguramente alguna banda más como Animal Alpha, Cansei de Ser Sexy, Danko Jones, Glucifer, Mellowdrone, Morningwood, Nouvelle Vague, Primal Scream, Robots in Disguise, Serena Maneesh, The Rapture, Fefe Dobson, Kannon, Pastora, The Int. Noise Conspiracy, The Secret Machines, The Subways o Wobbler.

Premios Gómez 2005. Comentario.

El primer año difiní los premios deprisa y corriendo, sin tener muy claro las bases que iba a seguir, pero valen igual.

Hoy día sería todo muy diferente, seguramente le daría los premios gordos a Goldfrapp, porque sigo escuchando su disco con mucho interés, en cambio Franz Ferdinand no me da ni frío ni calor.

La lista es muy escueta, si la hiciese hoy aparecerían repartidos por las diferentes categorías grupos como Stereophonics, The Cardigans, Pastora, Ayreon, Explosions in the Sky, Rinocerose...

Mi fuente principal (y casi única) fue Radio 3, con Siglo 21 y Músicaes3, el programa de Virginia Díaz, por tanto hay mucho indy y pop-rock.

Aquel año necesitaba tener la cabeza despejada para sentar las bases de mi nueva vida, por eso necesitaba música fácil de escuchar y completamente nueva, tanto en estilo con en bandas, por eso, el redescubrir Radio 3 fue para mí un auténtico bombazo. Para nada tenía ganas de escuchar heavy metal, blues, o estilos técnicos que requiriesen demasiada atención.

1 dic. 2010

Denny Hamlin y la NASCAR


Tampoco Denny Hamlin consiguió ganar el título, igual que Fernando Alonso. Éste es un año de casis. Malas decisiones del equipo en momentos cruciales (igual que Fernando Alonso) hicieron que Denny Hamlin perdiese un título que tenía ganado (igual que Fernando Alonso).

Para quien no le toca el día de la lotería es el día de la salud, para quien pierde una competición es el día de pensar en el año siguiente.

-Ya verás el año que viene –dice el que ha perdido.

Sí sí, pero este año ya te han jodido, y la copa la levanta otro. En Formula 1 la levantó el niñato mimado, y en la NASCAR el de siempre, Jimmy Johnson, el que ha ganado los últimos 5 años. En fin, qué se le va a hacer, ya verás el año que viene cómo ganamos los dos campeonatos (esto me suena).

Ver carreras de Formula 1 y NASCAR está muy bien, pero si tienes un favorito mucho más, y por diferentes razones Denny Hamlin es el mío en la NASCAR. Éste mozo es Denny Hamlin:


Lo decidí el primer día que vi una carrera, y mira por dónde ya está luchando por el título, acerté de lleno con Denny Hamlin. Ese día, en mi búsqueda de mi piloto preferido me decanté primero por el coche amarillo fosforito, que destaca mucho de los demás, y eso va muy bien para reconocerlo entre 43 coches de mil colores y 43 pilotos cuyo nombre no te dice nada, pero el tal Menard iba todo el rato de los últimos y no era plan. Después me fijé en el coche de Jack Daniel’s, pero su piloto, Clint Bowyer, tenía (y tiene) un nombre muy feo y también lo dejé correr. En ese momento enfocaron un coche negro que iba a toda ostia y cuyo piloto se llamaba Denny Hamlin. Su nombre me sonó muy bien y el coche era chulo. Suficiente. Desde entonces Denny Hamlin es mi favorito, y ya está. ¿Ves qué fácil?
Éste es su coche:


Desde entonces aplico la norma que llevo siguiendo desde hace mucho tiempo con relación a los deportes, me alegro mucho cuando gana y me da igual cuando pierde. Si te permites el lujo de cabrearte cuando pierde el tuyo estás jodido, al fin y al cabo de lo que se trata es de ver carreras (o partidos) y disfrutar con ello.

Apuntad estos nombres:

-Fernando Alonso
-Denny Hamlin

El año que viene ganamos seguro.