26 nov. 2010

“El último Catón” – Matilde Asensi (2001)


¡Cómo me gusta leer a Matilde Asensi! Es tan llana y natural que parece que la historia te la esté contando la vecina del tercero a modo de chismorreo.

Esta novela está al mismo nivel que “Todo bajo el cielo” (enlace), que leí no hace mucho, y tiene muchos puntos en común. Un grupito de personajes muy contrastados y muy bien retratados que viven una aventura increíble, que llega a su desenlace con una ida de pelota del calibre del final de “Todo bajo el cielo”, o más gorda aún.

Se podría calificar de novela histórica, muy de moda estos últimos años, pero yo prefiero clasificarla como novela de aventuras, porque lo importante del libro es la interacción entre los personajes y la aventura en sí.

Emoción, momentos de angustia, de euforia, un toque romántico con una historia de amor aparentemente imposible, ritmos muy diferentes, ambientes muy logrados, y sobretodo unos personajes geniales.

Un diez para Matilde Asensi.

22 nov. 2010

Reflexiones sobre el canon digital.

El otro día puse una lavadora, y en unos pantalones estaba mi teléfono móvil. Quedó limpísimo. Además de inservible. Y como sin móvil ya no podemos estar, y de eso se encarga la compañía telefónica, canjeé mis puntos acumulados por otro nuevo por cero euros.

¿Cero euros? Cuál fue mi sorpresa cuando la moza de la tienda me dijo:

-Es un euro treinta.
-Perdón, ¿cómo dice?
-Un euro treinta, la compañía ya no se hace cargo del canon digital.

O sea, que por un puto móvil que lleva una tarjeta de memoria que después de meterle lo imprescindible quedan unos cinco megas, espacio en el que, como mucho, puedo poner una canción, si es que cabe, tengo que pagar un euro treinta. Y todo eso por si se me ocurriese utilizarlo para copias “ilegales”.

Pues ¿sabéis lo que os digo? Que tengo un disco duro de 500 gigas, por el que ya pagué el canon, y no pienso parar hasta que lo llene, y cuando eso pase me compraré otro de 5.000, y me seguiré bajando lo que me dé la gana hasta que encontréis una manera de sancionarme por ello, si es que merece sanción. Y para eso tengo un amigo que me va a ayudar fielmente como ha hecho hasta ahora. Éste es mi amigo:

17 nov. 2010

¿Ayuda humanitaria?

¿Os acordáis de aquellos tres que secuestraron en África los de Al Qaeda?
Sí, los que ya liberaron.
Pues a uno de ellos no se le ha ocurrido otra cosa que pedir una indemnización al gobierno por daños y perjuicios.
(¿...?).
Vamos a ver...
Iremos por partes porque si no esto no se entiende.

-Se organiza una carabana de ayuda humanitaria a una de las regiones más peligrosas e inseguras del mundo, lo que en principio está muy bien.
- A la carabana se apunta, innecesariamente, un mogollón de gente sin protección militar para poder vivir en primera persona el agradecimiento de los ayudados. Y de paso pegarse unas vacaciones en forma de aventurilla que te cagas. Esa aventurilla tiene un enorme gasto, venga de donde venga, que si se tuviese algo de integridad se utilizaría para ayuda humanitaria, que se supone que es el objetivo principal.
- Estos tipos son supervalientes, porque se trata, como he dicho, de una de las regiones del mundo más peligrosas, y se arriesgan, como mínimo, a ser raptados.
- Los raptan. Qué sorpresa.
- Después de un angustioso y largo intervalo de tiempo, angustioso no sólo para ellos, si no para todas las personas que tenían algo que ver con ellos que pasaron un calvario pensando cada día si los volverían a ver, los liberan. Pero claro, gracias a que el gobierno paga el rescate, aunque diga que no, y quien dice el gobierno dice los contribuyentes, rescate que podría haberse usado para construir escuelas, centros de atención médica, etc. Por no hablar del follón político que se montó, con una presión constante de la oposición al gobierno, que bien les podría costar un resultado electoral adverso, que aunque sea problema de ellos, da una idea de la magnitud del problema.
- Problema que se agranda con los ingentes gastos de dietas y transportes destinados a los mismos liberados y a la delegación diplomática, que por supesto, paga el gobierno, es decir, el contribuyente, y que, insisto, se podría haber utilizado para ayuda humanitaria.
- Son recibidos como héroes. ¿?
- Y ahora, uno de los mendas le pide una indemnización al gobierno. O sea, al contribuyente, indemnización que, evidentemente, se quedaría él, y no sería destinada a ayuda humanitaria.

Mecagüen...

El resultado de todo esto es que los terroristas son los grandes beneficiados de todo este embrollo, quedándose el material de ayuda, y sobretodo, la pasta del rescate, que seguramente multiplica varias veces el valor de lo de la carabana. Y los que yo considero culpables por ilusos, idealistas, nulopensadores y capullos son tratados como héroes, lo que les incita, encima, a exigir responsabilidades a quien les ha salvado de una muerte segura.

¿Héroes? Mecagüen. Os creéis en posesión de la verdad y no os dais cuenta de que vivís en un mundo imaginario. Ya os espabilaría yo. Capullos. Lo voy a dejar aquí porque supongo que ya os imagináis lo que estoy pensando ahora mismo, y no veo necesario afear este blog con improperios de todo tipo.

14 nov. 2010

No pudo ser

Es todo muy complicado como para decirlo en cuatro líneas, y como no tengo ganas de escribir tanto, y menos de pensar, os encomiendo al blog que he descubierto recientemente, Cronocero, allí se habla se Formula 1.

Me jode poner esta foto:


Más que nada porque la frase del año ha sido: Si no gana Alonso que gane Webber.
Pero me jode casi más poner esta otra, que fue lo que vio Fernando con una frustración terrible durante toda la carrera.


El año que viene más, al fin y al cabo lo que mola es ver carreras. ¿No?
Snif snif.

11 nov. 2010

Lo mejor del motociclismo mundial

No voy a decir nada, porque no hacen falta palabras. Gracias campeones.


Jorge Lorenzo

Dani Pedrosa

Toni Elías

Julián Simón

Marc Márquez

Nico Terol

Pol Espargaró

9 nov. 2010

Brasil 2010

Aquí parecen todos contentos, ¿lo están realmente?


Sea como sea, los aficionados tampoco tenemos muy claro si alegrarnos o no, lo que sí es seguro es que el próximo domingo estaremos así: