30 sept. 2009

Adivina cuál es mi color favorito.......

......podría ser.......¿¿¿¿¿¿!!!!!!!!ESTE!!!!!!!?????????
!!!!!!!!!!!!!!!SIÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ!!!!!!!!!!!!!!!
!!!!!!!!!!!!!!!UEEEEEEEEEEEEEH!!!!!!!!!!!!
!!!!!!!!!!!!!!!UAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!AAAAAHHJAJAJAJAAAAAAA!!!!!!!

23 sept. 2009

“Viento de este, viento del oeste” – Pearl S. Buck (1930)

Excelente novela narrada en un formato un tanto curioso, es un diario personal del personaje principal en forma de cartas a un familiar cercano.
Es una historia que pone de manifiesto el fuerte contraste entre las culturas china y occidental de principios de siglo.
Bueno, esto hay que especificarlo, me refiero al siglo 20.
Por aquel entonces la China patriarcal se empezaba a abrir tímidamente al pensamiento occidental. Pero tal como van las cosas en China este proceso podría durar otros 3000 años. Sé de buena tinta los problemas que tienen las mujeres chinas de hoy en día que no comparten ideas con sus progenitores y se atreven a manifestarlas.
La novela engancha desde el principio. Te hace sentir un poco de rabia, pero también ese regustillo que da el que salgan las cosas como uno desea. Ojo, con esto no quiero decir que sea previsible.
Los que más me gusta de estas novelas es lo que se aprende sobre la cultura china. En ésta Pearl Buck critica (más que trata) lo fuertemente establecida que estaba la sociedad patriarcal en China. Tradicionalmente lo que sabemos de la cultura china nos llega a través del cine y la tele, nos muestran una sociedad que ensalza el cuerpo, la mente y el corazón de las personas sobre todas las cosas. Pero lo que no nos dicen es que todo esto pasa a un segundo plano, que quedan completamente ofuscadas por el respeto extremo a las tradiciones ancestrales.
La lucha por cambiar los planos es el hilo conductor de la novela.
La recomiendo a todo el mundo, muy entretenida y muy instructiva.

15 sept. 2009

“El contador de historias” – Rabih Alameddine (2008)

Este libro prometía mucho, pero el ritmo fue decayendo a medida que lo iba leyendo. Al final tenía unas ganas de acabarlo que me moría.
Es muy gordo. Demasiado.
La novela narra simultáneamente tres historias que uno espera que se junten al final de alguna manera, pero no, es como leer tres libros a la vez. Si el autor tenía alguna intención de relacionar las tres historias de alguna manera yo no lo he pillado.
Una de ellas, la más entretenida, es superfantástica, otra no tanto, y la tercera es la más cruda realidad de la vida y de la muerte en la ciudad de Beirut. Ésta tiene momentos bastante angustiosos, y últimamente no tengo muchas ganas de dramas, estoy en un momento en que, al menos en el entretenimiento, necesito superficialidad.

“Hamlet” – William Shakespeare (1601)

Y nada mejor que leer a William Shakespeare cuando uno está necesitado de superficialidad.
Creo que escogeré con más cuidado mi próxima lectura.
Ojo, que está muy bien. La historia es potente. Y además, nunca había leído una obra de teatro. Es totalmente diferente a una novela. La imaginación del que lo lee está un poco condicionada, porque uno no para de imaginarse un escenario y una serie de actores (necesariamente buenos) con ropajes de época, pero a pesar de ello, la desbordante facilidad para crear ambientes y estados de ánimo diferentes del autor hace que uno se imagine las cosas de una manera muy especial, casi real.
Los personajes son geniales, sobretodo Hamlet, y tiene unos puntitos de humor que se agradecen mucho.
En fin, ya he leído algo de Shakespeare, y como también me he leído “El Quijote” ya me puedo morir tranquilo.

3 sept. 2009

Predicciones erróneas

Últimamente estoy fallando bastante en mis predicciones. Con gran brío aseguré que Fernando Alonso ganaría el Mundial de Formula 1. Pues ya ves que no, en esta foto se ve claramente que este no es su año.El consuelo es que dicen (dicen) que fichará por Ferrari la próxima temporada. Será mejor esperar para celebrarlo.
Y no lo predije, pero si lo hubiese hecho me hubiese jugado la mano izquierda a que Yelena Isinbayeva ganaría la medalla de oro en los campeonatos mundiales.
Después del desastre lo más fácil hubiese sido predecir que a los pocos días no batiría su vigésimo séptimo record mundial. ¿No?
Pues miren su cara de alegría.Esta otra foto no viene a cuento, pero también ha salido bastante bien.

2 sept. 2009

El que sabe Sava, y el que no...

¡SE COMPRA UNA MOTO!!!!!!
Y yo como saber lo que es saber, no es que sepa mucho (hasta ahora creía que sabía de música, pero visto lo visto ni eso)… pues eso, que me he comprao un amoto.
Esa pedaso de 125 que se no hace falta ni el carné de moto pa conducirla, cosa que no entiendo mucho porque lo suyo me costó poner los dos pies en los estribos, ¡los dos! Es que no había llevado una moto en mi vida, pero ahora ya he recorrido más de mil kilómetros.
Éstas son las primeras fotos después de recorrer mis primeros kilómetros por gentileza de mi colega D.M., que me hizo parar para comprobar que todo iba bien. Ese día demostró que aún quedan por ahí personas dispuestas a hacer algo por alguien desinteresadamente. Por cierto, D.M. tiene una peazo moto que cuando se mete por el túnel de Viella tiene que plegar los retrovisores para no rallarlos. En ésta no se aprecia el subidón que llevaba después de recorrer la friolera de 12 kilómetros sin tener ni un solo susto.Y en ésta tampoco se aprecia el cacao que tenía en el coco intentando recordar cómo diablos se metía la primera... primero el embrague... a verrrr, con la izquierda, sí, con la izquierda... después la palanquita del pie... izquierdo parriba, no, pabajo, eso pabajo, ya está, esto está chupao.
Sí sí, chupao una leche.En ésta se me ve un poco más confiado. Pero no te fíes chaval, que esto no lleva ruedecillas laterales, que te queda todavía mucho que aprender.
Ni te imaginas lo que estoy disfrutando con esta maquinita, es genial.