28 sept. 2010

Singapur 2010

En mi vida había sufrido tanto viendo una carrera de Fórmula 1. Me comí las uñas hasta los nudillos. Eterna, se me hizo eterna. Toda la puta carrera con el niñato pegao al culo. Desde aquí:


Hasta aquí:


Y encima, al ganador, que no fue otro que éste:


no se le ocurrió decir otra cosa que Vettel no le preocupaba en absoluto, que le dejaba acercarse de vez en cuando para que se le calentase el motor.
!Pues a mí sí que me preocupaba! !Qué jartá sufrir, Dios mío!
Aunque sufrir es emoción, y si se acaba ganando es satisfacción. Me quejo pero disfruté como un bestia.
!Vaya alonsazo hemos dado en Singapur!

Otra cosa, amigo Alonso, procura que no se te escape la sonrisilla cuando cuentas los problemas de Hamilton, que sabes que te ponen verde. 
Es broma, a la mayoría nos encanta.
Gracias por tu carrerón y a seguir, que ya queda poco pa ganar este puto Mundial, brindaremos todos a la salud de la FIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario