22 mar. 2009

“El contador de historias” (II)

“Los senderos de la locura no siempre se distinguen de los caminos de la sabiduría.”

“Cubrí los ojos de mi hermana con la palma de mi mano. La obligué a cerrarlos con gesto amable. Lucía una mirada asesina.
-Respira –susurré-. Respira.
Apoyó los brazos en mis hombros. Mi mano permaneció sobre su cara hasta que noté que se humedecía.”

“Ah, humanos. Vuestras ideas del infierno no son más que los orines y las heces de vuestras mentes sin imaginación, muertas desde hace tiempo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario