16 mar. 2009

“Los clanes de la Luna Alfana” – Philip K. Dick (1964)

“Loco es, estrictamente, un término legal”.
Esta frase aparece en esta novela dicha, o pensada, o lo que sea, por un hongo del cieno ganimediano con poderes telepáticos.

¿Cuál es el límite entre la locura y la cordura?
Si este límite existiese, ¿qué sería la locura?
Se podría definir como un comportamiento humano que, de alguna manera, puede ser nocivo para el que lo sufre o para los que le rodean.
Pero si esto fuese así no habría hospitales suficientes en el mundo para encerrar a tanto tarao. Existen multitud de comportamientos humanos nocivos que consideramos absolutamente normales.
Entonces, ¿a quién llamamos loco?
Pues a un enfermo mental, al que, simplemente, no se comporta de forma normal. Curiosa palabra, “normal”.
Ahora supongamos que existiese una sociedad en la que todos y cada uno de sus componentes fueran enfermos mentales.
Estar loco sería perfectamente normal. Tener un comportamiento anormal sería normal.
Lo anormal sería estar cuerdo.
¿Quién sería entonces el enfermo?
Estas y otras cuestiones se tratan, aunque de una forma poco profunda, en esta novela de ciencia-ficción de naves espaciales y seres extraños con extraños poderes.
Está bien. Me ha gustado, pero no me ha tocado la fibra en ningún momento, quizá porque esperaba más.
Para incondicionales del género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario