9 may. 2011

Turquía 2011. ¡Tenemos ritmo!!



Yo no sé si habrá sido un espejismo como el de McLaren el pasado G.P. en forma de cúmulo de coincidencias favorables, o por el contrario tenemos ritmo de verdad. No lo sé. Lo que si sé es que lo disfrutado, disfrutado está. El resultado tampoco es que sea como para reunirse en la rambla o plaza de turno, hacer un botellón de órdago con cientos de litros de calimocho, reducir a la mínima expresión el mobiliario urbano de los alrededores, enviar a unos cuantos policías al hospital y acabar la fiesta en el calabozo a pan y agua después de recibir una paliza y pagar una multa de 3.000 euros. Hay motivos de celebración pero no son para tanto, al fin y al cabo sólo es un podio.

Pero un podio que sabe a gloria, dadas las miserables espectativas que teníamos. Teniendo en cuenta los resultados de las carreras anteriores y de los entrenamientos libres y oficiales de este fin de semana era lógico esperar más de lo mismo con alguna pequeña variación: que los Redbules arrasarían, que seguimos muy lejos de McLaren, y que esta vez también nos las tendríamos que ver con los Mercedes, aparte de con los Renault. Pero resultó ser que, sin llegar a poner en peligro la victoria final de Red Bull, al menos Alonso consiguió inquietarles manteniéndose muy cerca de Vettel y por delante de Webber buena parte de la carrera. Y eso con la misma estrategia, sin carambolas ni beneficios de ningún tipo, sólo con el ritmo.

Lo primero que pensé después de la clasificación fue: “Rosberg nos va a fastidiar la carrera”. El fantasma de Abu-Dabidov revoloteaba por Turquía. Pero gracias a los nuevos aparatejos que dan ventaja al que va detrás (benditos sean) hubo carrera y de la buena. El derreese nos dejó perlas como el duelo entre Hamilton y Button en las primeras vueltas, por poner un ejemplo, porque hubo luchas por todas las posiciones y durante toda la carrera.

Carrerón. Carrerón impresionante en su conjunto y carrerón impresionante de Alonso. Me lo pasé realmente bien viendo una auténtica carrera de coches.

Estas son las conclusiones más destacables, pero hay alguna más. Ahí van:

-El abuelo viejuno se chocó con todo el mundo e hizo la que probablemente fue la peor carrera en toda su vida. Lo suyo empieza a ser grave y ya roza el ridículo.

El Mercedes de Schumacher

-Alguersuari. Pues eso, más de lo mismo.
-Rosberg no le fastidió la carrera a Fernando, pero sí a Massa.
-Heidfeld le ganó la partida a Petrov.
-El resto más o menos igual. O no, no lo sé, porque había tanto interés delante que no tuve tiempo para lo demás.

La duda: Ayer vimos de nuevo el dedito de Vettel, pero quizá un poco menos tenso. ¿Qué pasará a partir de ahora?

1 comentario:

  1. Jajaja, me gusta la imagen del coche de Schumi: se dio por todos los lados.
    El resultado nos da esperanzas a que el campeonato aún tenga algo por escribir que no sea de color azul y sabor a bebida energética.
    Es curioso, después de escribir mi post de hoy he llegado al tuyo y hacemos valoraciones opuestas, aunque coincidimos en que las carreras son entretenidas y ésta un montón (pena de realización que nos mantuvo mirando muchos planos sin pena ni gloria).

    ResponderEliminar